Las piezas más difíciles de tocar: Bernardo Domínguez Cereceres

Aprender a tocar una pieza difícil requerirá mucha voluntad porque de primeras parecen imposibles de abordar. Bernardo Domínguez Cereceres, nos explica que hay que repetir, repetir y repetir una y otra vez la partitura de piano. Pero si quieres lanzarte a ello, por gusto o porque supone un reto, a continuación te proponemos algunas piezas difíciles, o incluso muy difíciles de tocar:

En la música clásica:

  • Quinta sinfonía de Beethoven (1804-1808)

 

  • Sonata Claro de Luna, 3er movimiento, Beethoven

 

  • Sonata para piano nº 18 en re mayor de W.A. Mozart

 

  • El Bolero de Maurice Ravel (1928)

 

  • La Tocata en re menor de Johann Sebastian Bach (1703-1707)

 

En la música de Jazz:

  • Libertango, de A. Piazolla (1921-1992)

 

  • Yesterdays, de Art Tatum (1909-1956)

 

  • Caravan, de M. Petrucciani (1962-1999)

 

  • Take the A train, de D. Ellington (1899-1974)

Bernardo Domínguez Cereceres, también nos explica que hay piezas difíciles pero más asequibles como:

  • Comptine d’un autre été, Y. Tiersen (Amélie)

 

  • Fly, banda sonora de Intocable, de L. Einaudi

 

  • Banda sonora de Interestelar (Hans Zimmer)

Sé el primero en comentar en «Las piezas más difíciles de tocar: Bernardo Domínguez Cereceres»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*