Por qué sigue cayendo la imagen del expresidente Álvaro Uribe – Congreso – Política



La explicación de Álvaro Uribe, expresidente, senador y líder del Centro Democrático (CD) a la imagen negativa que tiene entre los colombianos –66 por ciento, según la más reciente encuesta de Invamer– es que hay una generación de jóvenes que solo ha escuchado infamias contra él.

“En el paro repetían ‘Uribe paraco’. A la juventud colombiana no le han dicho que este país pasó de 28.000 asesinatos a 15.000, que este país redujo la pobreza del 52 al 37, que por primera vez en esos años (sus dos períodos como presidente entre 2002-2006 y 2006-2010) empezó a mejorarse levemente el coeficiente Gini de distribución del ingreso”, argumentó cuando le preguntaron en La W por ese nivel de desaprobación, el más severo desde que es medido en esta encuesta.

Y añade que esa generación desconoce que su gobierno desmontó el paramilitarismo.
Uribe ha sido el político más influyente en la historia reciente del país. También el más popular. De hecho, en los instantes siguientes a la operación Jaque —en la que, con un golpe de audacia, le arrebató, sin disparar un solo tiro, varios secuestrados a la guerrilla de las Farc— alcanzó una imagen favorable del 86 por ciento frente a un exiguo desfavorable de 11 por ciento.

Eran otros tiempos. En la encuesta su imagen desfavorable pasó de un 58 por ciento a un 66 por ciento.

Pero ¿cómo se explica esta situación? Carlos Arias, profesor de Comunicación Política de la Universidad Externado, cree que “el mensaje que sostuvo su relevancia política e ideológica se ha ido extinguiendo”.

Para el académico, “la seguridad como necesidad de la población está siendo reemplazada —a pesar de que no está conjurada— por las de equidad social, desarrollo, salud de calidad y garantías de educación”.

En este escenario irrumpió una generación con otras prioridades. “Su legado fue reconstruido y en el imaginario, en especial de los jóvenes, está asociado a aspectos negativos”.

En el paro repetían ‘Uribe paraco’. A la juventud colombiana no le han dicho que este país pasó de 28.000 asesinatos a 15.000

Y uno de esos aspectos es el proceso que la Corte Suprema lleva en su contra por presunta manipulación de testigos. Uribe ha admitido que la indagatoria de la que fue objeto en octubre golpea su imagen y se ha dedicado a explicar los argumentos clave de su defensa.

Para el analista y catedrático Álvaro Forero Tascón, la imagen negativa de Uribe muestra también “el desgaste del populismo”. ¿Por qué? “Este se alimenta de crisis y enemigos. Agotadas las Farc, y demostrado que la clase política y el gobierno anterior no les “habían entregado el país”, se esfumó buena parte de las razones emocionales y solo quedan las heridas. Volvió al poder por el miedo a Petro con su fantasma del castrochavismo, pero con el “triunfo de Duque desaparecieron los enemigos inminentes”.

Pero ¿por qué si Duque está en el poder, no logra levantar a Uribe? Porque, dice Forero, “Duque no tiene una bandera populista que ayude a su partido, porque Duque no es populista y ganó con una bandera antipopulista: frenar a Petro”.

“Uribe gobierna y trabaja políticamente en Colombia hace cerca de 20 años”, anota el analista político y consultor en comunicaciones Pedro Viveros, y sigue: “Es una generación, todo proceso en materia política tiene un reverdecer y un otoño; Uribe fue gobernante dos veces, oposición otro tanto y ahora, como senador y jefe de la bancada de gobierno, acusa el natural desgaste.

“La gente asocia a Uribe con Duque. Si uno sube, el otro sube; si uno baja, el otro también”, dice Ariel Ávila, politólogo y subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación.

En todo caso, Uribe es conciente de que hay una circunstancia inédita y dice que se dedicará, con su partido, a buscar soluciones de fondo al descontento social que marca la agenda del país.

POLÍTICA

Sé el primero en comentar en «Por qué sigue cayendo la imagen del expresidente Álvaro Uribe – Congreso – Política»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*